Tumores glándulas salivales

Tumores glándulas salivales

¿Qué son las glándulas salivales?

Las glándulas salivales son glándulas exocrinas que forman parte del aparato digestivo y son responsables de producir y liberar la saliva que vierten en la cavidad bucal.

Dichas glándulas se clasifican de acuerdo a su tamaño e importancia funcional en:

  • Las glándulas salivales mayores son: las glándulas sublinguales, las glándulas parótidas y las glándulas submaxilares.

  • Las glándulas salivales menores, secundarias o accesorias se encuentran distribuidas en la mucosa y submucosa de los órganos de la boca y son las glándulas labiales, genianas, palatinas y linguales.

Tumores glándulas salivares

El 80% de los tumores de las glándulas salivales se presentan en la parótida, el 10 a 15% en la glándula submaxilar y entre un 5 y 10% en la sublingual y glándulas salivales menores. La probabilidad que tiene un tumor de ser maligno es tanto mayor cuanto menor sea el tamaño de la glándula salival.

Tumores Benignos

  • Adenoma pleomorfo: representa entre el 80 y 90% de las neoplasias benignas. Aparece entre los 40 y 50 años de edad. Es un tumor bien delimitado con una pseudocápsula y puede presentar múltiples nódulos que sobresalen de la masa principal. Esta característica típica de este tumor explica su elevado índice de recidiva cuando el tumor es simplemente enucleado. Los tumores recidivados poseen una gran tendencia a ser multinodulares.
  • Tumor de Warthin: representa el segundo tumor en frecuencia de las glándulas salivales. Constituye entre el  5 y 7% de los tumores benignos. Aparece exclusivamente en la parótida, donde suele manifestarse como una masa de crecimiento lento. En un 12% de los casos es bilateral.
  • Otros tumores benignos menos frecuentes: Mioepitelioma, oncocitoma, adenoma monomorfo, adenoma de células basales.

Tumores Malignos

  • Tumores de baja malignidad:  Tumor de células acinosas;  Carcinoma adenoquístico (cilindroma); Carcinoma mucoepidermoide de baja malignidad; Adenoma pleomorfo malignizado.
  • Tumores de elevada malignidad: Carcinoma mucoepidermoide de alta malignidad, Adenocarcinoma, Carcinoma anaplásico, Metástasis en glándulas salivares (Origen del tumor: Carcinoma epidermoide de piel o Melanoma).

Diagnóstico

La evaluación clínica es el primer paso diagnóstico: habitualmente los tumores salivales son palpables antes que visibles.

Existen unos serie de criterios clínicos (de Rankow) que, con independencia de la extirpación histológica del tumor, nos pueden hacer sospechar  por  un tumor benigno o maligno:

La parálisis del nervio facial asociada a un tumor parotídeo es signo inequívoco de neoplasia maligna y empobrece su pronóstico. En algunas estadísticas la supervivencia a 5 años alcanza apenas al 10% de los casos y a 10 años la mortalidad es del 100%.

Diagnóstico histopatológico

Actualmente la punción aspiración con aguja fina (PAAF) suele ser satisfactoria (90-95% de los casos) para garantizar la obtención de material que ofrezca un diagnóstico preciso.

Estudio Radiológico

En función de las características histopatológicas de cada caso se precisarán estudios de extensión mediante TC y/o RM (Fig. 2).

Tratamiento Quirúrgico

Glándula Parótida:

  • El tratamiento de elección en los tumores benignos localizados en el lóbulo superficial de la parótida es la extirpación quirúrgica con márgenes de seguridad (parotidectomía suprafacial conservadora o Disección Extracapsular, ECS: en ambos casos es imprescindible buscar y aislar el N. Facial), con mejores resultados (menor índice de recidiva) que la simple enucleación tumoral.
  • Los tumores benignos que asienten o afecten al lóbulo profundo de la parótida deben ser tratados mediante parotidectomía total. (Fig. 2)
  • En los tumores malignos, como principio general, se debe realizar una extirpación lo más amplia posible, con el objeto de obtener márgenes libres de infiltración. El tratamiento de elección es la parotidectomía total con conservación del nervio facial, siempre que esto sea posible. En el caso que se trate de un tumor maligno, dependiendo de la histología y del tamaño tumoral, está indicado el vaciamiento de los ganglios linfáticos cervicales.

Glándula Submaxilar:

  • Sialoadenectomia submandibular: consiste en hacer una incisión bajo la línea de la mandíbula para acceder a la glándula y extirparla. En el caso que se trate de un tumor maligno, dependiendo de la histología y del tamaño tumoral, está indicado el vaciamiento de los ganglios linfáticos cervicales.

Dr. Tommaso Bucci

Nº de Colegiado: 13/1304741

Médico especialista en Cirugía Oral y Maxilofacial

Maxilonet Barcelona



Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Al continuar navegando aceptas su uso. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortsistanbul escortsistanbul escortsistanbul escortsistanbul escorts
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort