Conoce a nuestro equipo Maxilonet -Dr. Josep Rubio – Cirujano Oral y Maxilofacial

¿Por qué decidiste dedicarte a la cirugía oral y maxilofacial?

Desde siempre, he sentido gran interés por la medicina, pero especialmente por las especialidades quirúrgicas, como la cirugía plástica, neurocirugía y traumatología. Al mismo tiempo sentía gran interés por la odontología y por ello decidí apostar por la cirugía oral y maxilofacial, dado que me ofrecía la posibilidad de conjugar todos mis intereses en una única especialidad y a su vez, esta especialidad te permite trabajar diversas patologías.

Al acabar la carrera de Medicina, cirugía oral y maxilofacial, decidí complementar mis conocimientos estudiando odontología

 ¿Qué te llevó a especializarte en cirugía maxilofacial pediátrica y cirugía ortognática?

La parte que más me atrae de mi profesión son las deformidades y esta subespecialidad me permite trabajar y abordarlas desde el nacimiento, como podría ser la corrección de las malformaciones congénitas y en adelante, la cirugía ortognática me permite trabajar con malformaciones de mandíbulas que crecen mal, crecen menos, crecen hacia un lado, la corrección de las maloclusiones que presentan algunos pacientes.

¿Qué características personales crees que debe tener un buen cirujano?

Sobre todo la empatía, un cirujano maxilofacial pediátrico trata a diario con padres que están lidiando desde el nacimiento de su bebé, con un problema o una malformación congénita, que les genera muchísima preocupación e incertidumbre. El cirujano debe ser capaz de transmitir a los padres de forma empática el  pronóstico, el tratamiento más adecuado para su bebé y los tiempos que transcurrirán entre los mismos, meses o años en la mayoría de los casos.

En muchas ocasiones, con el objetivo de reducir dicha preocupación y el estrés que puede generar a los padres y  familiares, les presentamos a otras familias que han vivido esta experiencia de primera mano, el mero hecho de conocer a otras familias que han pasado por la misma situación, les ayuda mucho a enfrentarse al tratamiento de una forma más optimista y tranquilizadora.

¿Se pueden tratar todas las malformaciones nada más nacer?

Las deformidades severas en muchas ocasiones se detectan a través de las ecografías ginecológicas durante el embarazo y eso nos permite conocer a los padres y trabajar las líneas de acción y el tratamiento, antes del nacimiento del bebé. Tiempo atrás, algunos padres decidían interrumpir el embarazo al conocer la noticia del diagnóstico prenatal, a consecuencia de la falta de información y al verse desbordados, pensando que esa malformación era incompatible con la vida y el desarrollo físico e intelectual de su hijo.

Existen sin embargo, otros problemas como pueden ser de ATM (articulación temporomandibular)  malformaciones mandibulares, que necesitan una pauta de tratamiento y abordaje diferente, antes de llevar a cabo la cirugía que corrija esa malformación o problema, puesto que sólo las severas requieren de una cirugía en edades precoces, de lo contrario lo aconsejable es que se lleven a cabo, una vez ha concluido el crecimiento para que el tratamiento sea definitivo.

¿Cuál ha sido la situación más que recuerdas con más cariño de tu carrera?

Son muchas, la verdad es que me siento afortunado, a pesar de tratar con pacientes con patologías graves y cirugías muy complejas, son a la vez muy agradecidos.

Cuando el tratamiento concluye, puedes apreciar cómo ese tratamiento que ha corregido la malformación, ha aportado al niño /adolescente, no sólo una solución a su problema de salud y a su calidad de vida, sino que su nuevo aspecto, le proporciona mayor seguridad y felicidad al relacionarse con el mundo, animandoles a socializar, salir, vestirse diferente, maquillarse,  todo ello a consecuencia de dejar de sentirse diferente y en ocasiones observado. Su agradecimiento es muy sincero y eso te reconforta, como profesional y como persona.

¿Qué representa para ti la investigación?

Personalmente hago investigación puesto que  es la manera que tengo como  profesional de estar al día de nuevos conocimientos, a la vanguardia de nuevas técnicas y de todo aquello que acontece en nuestro mundo y profesión y que puedes revertirlo muy positivamente sobre los pacientes.

¿Eres un buen paciente? ¿Sigues tus revisiones odontológicas?

Procuro serlo, e intento seguir las recomendaciones que me indican y no condicionar al profesional para evitar el “síndrome del recomendado”. Procuro seguir siempre mis revisiones odontológicas.

¿Qué otros hobbies o pasiones tienes?

La familia, los amigos y practicar deporte.

Comments closed

No comments. Leave first!